INDIGNANTE | Sanatorio de Sáenz Peña negó atención a su papá de 86 años: “Estaba crítico”

“Fue todo una desidia. No le pusieron la vía que les pagué [la sonda], lo pincharon por todos lados, perdió medio litro de sangre”, contó la hija, Natalia Radovancich, en comunicación telefónica con el Informativo Federal a las 12, por Norte Grande Federal.

Una mujer llevó a su padre de 86 años a pedir oxígeno a un sanatorio privado de Presidencia Roque Sáenz Peña y le negaron la atención. Finalmente el abuelo fue internado en el hospital local, donde la ocupación de camas ya supera el 80 %.

Norte Grande Federal, en el Informativo Federal a las 12, logró dialogar con la hija del anciano, la Dra. Natalia Radovancich, quien detalló la angustiante situación que sufrió al ser víctima del sistema de salud. 

“Fui al sanatorio Loma Linda a suplicar que por favor le coloquen un respirador a mi papá”, contó. Siguiendo la línea, Natalia relató que el hombre estaba en internación domiciliaria, pero se puso “amarillo”, por lo que “acudió al lugar por un problema hepático y allí le realizaron unos estudios”. Según los médicos, el problema primero era el alto nivel de bilirrubina. Luego, el diagnóstico pasó a ser neumonía. “Estaba también bastante estreñido y tenía materia fecal”, agregó. 

Natalia remarcó que debió pagar por la sonda que necesitaban aplicarle a su papá, “porque ni eso tenían”. Tampoco se le realizó un hisopado cuando ingresó ni se cumplieron los protocolos respecto del Covid. Más tarde, para realizarle un test de coronavirus le pidieron que pagas $4.000.

La situación empeoró horas después cuando desde el sanatorio llamaron a Natalia para pedirle que se dirija de urgencia al establecimiento “a cuidar a su papá, porque lo iban a bajar a una sala común porque dio positivo de Covid”. Pero la mujer misma estaba con fiebre y en mal estado de salud, por lo que les dijo que no podía ir. “Conseguí una cuidadora que se quede ahí hasta que llegase mi hermano”, indicó. 

Sin embargo, pese a que el hombre de 86 años se encontraba acompañado de la cuidadora, y posteriormente de su hijo, Natalia denunció que el personal del sanatorio “no los ayudaba, no iban las enfermeras”. Y agregó contundente: “Fue todo una desidia. No le pusieron la vía que les pagué [la sonda], lo pincharon por todos lados, perdió medio litro de sangre. Le dejaron un montón de tiempo sin suero. No podía respirar. Les querían hacer cargo a la cuidadora y a mi hermano, cuando ellos no saben esas cuestiones de enfermería”.

Respecto a la insuficiencia respiratoria que estaba sufriendo el anciano, explicó que según los médicos “no había criterio para intubarlo, que lo iban a sedar y nada más”.

“De ninguna manera iba a dejar que mi papá fallezca”, aseveró Natalia, agregando que “les dijo que no, que lo deriven” a la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital 4 de Junio. 

Ante la situación, colegas abogados los ayudaron para gestionar el traslado al nosocomio local. “A mi papá lo intubaron anoche (lunes 8 de agosto) y ahora está estable, porque estaba en estado crítico antes de ayer”, aseveró, a la vez que agradeció al director del Hospital, Dr. Carlos Navarrete, y al personal médico que atendió a su padre y logró estabilizarlo.

Natalia sostuvo que si dejaba a su padre internado en el Sanatorio Loma Linda “hoy ya no estaba”. “Consideraban que no da para gastar los insumos en una persona de 86 años. Básicamente me dijeron eso”, dijo contundente. 

La mujer además adelantó que iniciará “las acciones judiciales correspondientes, por el abandono de persona”. “Esto es inhumano”, aseveró Natalia Radovancich.

Asimismo, comentó que conoce casos similares al que vivió con su papá. Y apuntó: “Quiero que todos sepan que en el Sanatorio Loma Linda no se están cumpliendo con las medidas necesarias para Covid. Y si no tienen para Covid, que digan y que lo trasladen, que no hagan perder el tiempo”.

Diario22.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *