Por que los países Nórdicos son los mas Evolucionados?, los 10 principios que explican la forma de ser de los escandinavos, Ley de Jante…

Jantelagen: el valor cultural de la igualdad

Deja un comentario

Hace unos días atrás, conversando distendidamente con unos amigos suecos acerca de las diferentes realidades sociales en los países me hablaron, de la acuciosa desigualdad que presenciaron en sus viajes a España y en algunos países latinoamericanos explicándome de buena manera, que este tipo de situaciones es decir, que aquellas diferencias económicas y sociales no serían tolerables en esos términos en los países del norte de Europa invocando finalmente, en sus comentarios un interesante valor cultural “Jantelagen” mientras yo escuchaba, sonreía y ponía la mejor cara.

Resulta, que en Suecia y en los países nórdicos en general, existe un término llamado en sueco Jantelagen (en español: Ley de Jante) que puede explicar en gran medida, los tipos de sociedades que se han construido y conformado a lo largo de la historia en toda la órbita escandinava que están, constituida en sus cimientos por una visión o sentido comunitario de estado y que se desmarca, significativamente de otros estados donde imperan otras visiones o formas de vivir construidas o impuestas en gran medida.

Pero, ¿Qué es la Ley de Jante?

Según Wikipedia, la Ley de Jante se entendería como un patrón de comportamiento de grupo dentro de las comunidades escandinavas donde se piensa más en el grupo o colectivo que en la individualidad, retratando negativamente la vanidad, criticando el éxito y logro individual como algo inadecuado propiciando así, la humildad social.

A mi modo de ver es mucho más que eso, es un camino o itinerario de viaje constante hacia la construcción de un interés común y de identidad. Una especie de acuerdo social tácito de mínimos por donde transitar y donde todos, sean parte y protagonista de un bien colectivo que seguramente, empezó a fraguarse ya desde la época vikinga con pueblos que buscaban construir su realidad sin arroparse o influenciarse de lo que emanaba o pasaba en otras latitudes del territorio europeo.

¿De dónde viene la Ley de Jante?

La Ley de Jante es una ley ficticia acuñada precisamente, por el autor danés/noruego Aksel Sandemose en su novela Un refugiado sobre sus límites (en sueco: En flygtning Krydser sit spor) del año 1933 donde se retrataba su ciudad natal Nykøbing (llamada Jante) y donde describía la sociedad de esa época basada en el bienestar colectivo y la igualdad social logrando de alguna manera, plasmar estos valores colectivos que se daban en esas sociedades escandinavas e impregnar su influencia en el futuro.

Las normas de la Ley de Jante

Esta especie de macro concepto de la igualdad social en la práctica, se entrenza de 10 normas fundamentales que propicia el bien colectivo en desmedro de algunos antivalores individualistas y que son las siguientes:

01. No debes pensar que tú eres especial.
02. No debes pensar que tú estás a la misma altura que los demás.
03. No debes pensar que tú eres más listo que los demás.
04. No debes pensar que eres mejor que los demás.
05. No debes pensar que sabes más que los demás.
06. No debes pensar que eres más importante que los demás.
07. No debes pensar que eres bueno en nada.
08. No te rías de los demás.
09. No debes pensar que te preocupas a los demás.
10. No debes pensar que tú puedes enseñar algo a los demás.

La Ley de Jante en la actualidad

En el presente y según mi percepción la Ley de Jante sigue firmemente arraigada o tejida en la conciencia cultural de la gente y en las políticas de estado de los países que conforman esta orbita escandinava y que se aprecia por ejemplo, en pequeños detalles de identidad como las viviendas en Suecia pintadas con el rojo de Falun, el uso de cierta vestimenta y colores, algunas formas y modo de interacción social como también, en cosas realmente fundamentales o gravitante que construyen un tejido social con leyes de estado que propician una sociedad de bienestar y que marcan la diferencia como también, son finalmente el asidero de países que se preocupan de un soporte común.

Sin embargo, muchos señalan que esta dichosa Ley de Jante se ha ido perdiendo o diluyendo inexorablemente con el paso del tiempo y con las nuevas generaciones que ven esta forma tácita de vida como algo tonto, viejo o contrario a lo que debiera ser la realidad y que en la actualidad priman en estas sociedades el “Me arreglo solo” (en sueco: Jag Klarar mig själv)   o bien, el “No es mi problema” (en sueco: Det är inte mitt problem) sumado al consumismo y una suerte de “aparentismo” imperante en los suecos  y en los inmigrantes que llegan que son los remedos de los nativos socavando esta construcción cultural.

Finalmente, esa conversación con los amigotes suecos fue bastante provechosa para mí ya que, aquel concepto que desconocía me ayudo a entender con conocimiento de causa la sociedad comunitaria que impera específicamente, en Suecia y por otro lado, pienso y mantengo la esperanza de que en España y en Latinoamérica pueda aflorar el espíritu del bien común y así, se puedan  construir sociedades donde la dignidad, equidad y tantos otros conceptos sean los cimientos de nuestros países de orígen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *